VIVIR EN UN ENTORNO NATURAL APORTA NUMEROSOS BENEFICIOS PARA LA SALUD FÍSICA Y PSICOLÓGICA, PERO LOS ÚLTIMOS ESTUDIOS INDICAN QUE, ADEMÁS, LOS ÁRBOLES PUEDEN TENER UNA INFLUENCIA GRANDE EN LA EXPECTATIVA DE VIDA DE LAS PERSONAS.

09 Jul VIVIR EN UN ENTORNO NATURAL APORTA NUMEROSOS BENEFICIOS PARA LA SALUD FÍSICA Y PSICOLÓGICA, PERO LOS ÚLTIMOS ESTUDIOS INDICAN QUE, ADEMÁS, LOS ÁRBOLES PUEDEN TENER UNA INFLUENCIA GRANDE EN LA EXPECTATIVA DE VIDA DE LAS PERSONAS.

Algunas investigaciones recientes, indican que los árboles, no sólo nos han ayudado a evolucionar como especie, sino que también contribuyen a mantenernos sanos.

El estudio, dirigido por el investigador Geoffrey Donovan, de la Estación de Investigación del Pacífico Noroeste, del USDA ForestService, ha encontrado una asociación entre la pérdida de 100 millones de árboles en la costa este y en el medio oeste estadounidense, con un aumento significativo en esa misma área geográfica de muertes ocasionadas por enfermedades cardiacas y del aparato respiratorio inferior.

De acuerdo a los investigadores forestales,  este trabajo aumenta la evidencia científica de que estar en contacto con un entorno natural puede ayudar a mejorar la salud, y de que existe un nexo entre las personas y el medio ambiente arbolado, aunque todavía no se ha identificado con claridad a qué obedece.

Así descubrieron que, en aquellas regiones donde había aumentado la mortalidad de los fresnos, debido a una plaga del “escarabajo barrenador esmeralda”,  hubo 15.000 muertes más de residentes debido a una cardiopatía y 6.000 muertes adicionales causadas por dolencias del aparato respiratorio inferior, en comparación con las otras áreas en las que sus árboles no había sido afectados por la plaga.

«los espacios verdes urbanos realizan importantes servicios a los ecosistemas, como el filtrado de polvo, que absorbe el dióxido de carbono del aire y mejora la calidad del aire».

«Los datos del Reino Unido indican que un aumento de un 10 por ciento en la cubierta de las copas de los árboles en las ciudades, puede resultar en una disminución de 3 a 4 grados centígrados en la temperatura ambiente, reduciendo así la energía utilizada por el aire acondicionado», señala este estudio, el primer análisis mundial de cómo la expansión urbana afectará la diversidad biológica y los ecosistemas cruciales.

«La disminución de la presión (estrés) y el mejoramiento de la salud física de los residentes urbanos han estado asociados con la presencia de árboles y bosque urbanos», según explica el biólogo y doctor en Ciencias Ambientales, Carlos Priego González de Canales.

Por ejemplo, «ha sido demostrado comparativamente que los pacientes de un hospital con vistas a árboles desde las ventanas, se recuperan significativamente más rápido y con menos complicaciones que los pacientes sin esas vistas», explica este experto en paisaje urbano y análisis y gestión del ambiente.

Además, según Carlos Priego, incluso «desde una ventana de una oficina, la naturaleza cercana puede proporcionar beneficios psicológicos sustanciales, afectando la satisfacción del trabajo y el bienestar».

«Ha sido demostrado que las experiencias en los parques urbanos ayudan a cambiar estados de ánimo y a reducir la presión. Además la sombra de los árboles reduce la radiación ultravioleta y, de esa manera, puede ayudar a disminuir los problemas de salud (cataratas, cáncer de piel, irritaciones, etc) asociados con el incremento en la exposición a la radiación ultravioleta», señala el biólogo.

 

 

Sorry, the comment form is closed at this time.

-->