Kitsch, una tendencia que se reinventa y vuelve con más auge

07 Jun Kitsch, una tendencia que se reinventa y vuelve con más auge

Hoy te presentamos al rey de los estilos extravagantes y excéntricos, el Kitsch (no confundir con “chic”, sinónimo de glamour). Una decoración para personalidades con ganas de innovar y volverse loco, un arrebato pomposo y ecléctico.

El término Kitsch se originó en Munich en el siglo XIX y se asociaba a todo aquello que era vulgar y barato, muy del gusto de los nuevos ricos que querían imitar a la clase alta tradicional y clásica en sus costumbres y forma de vida. Hoy en día se abre paso con una combinación entre lo vintage y extravagante, logrando un equilibrio entre lo antiguo y moderno. La clave de dicha tendencia es “saber mezclar” tanto objetos como colores.

Lo ideal para conseguir este efecto en la decoración de interiores es la combinación de estampados y objetos llamativos. Se pueden encontrar elementos modernos y antiguos al mismo tiempo, junto a artículos divertidos que no tienen ninguna utilidad que no sea la estética.

Las texturas que pueden utilizarse son variadas, por ejemplo, alambre, pieles sintéticas, cristal, plástico, papel colorido, etcétera.  Además, los muebles admiten todo tipo de formas extrañas.

La iluminación es un poco incandescente, volviendo a la ambientación de los años setentas de las lámparas de lava, accesorios, cojines de peluche, y cortinas de caireles, barbas o cuentas de distintos materiales.

Sin embargo, aún llevando a cabo todos estos aspectos, te recomendamos intentar mantener cierto orden a la hora de distribuir espacios y continuar teniendo en cuenta la iluminación para que la experiencia dentro de estos espacios no se convierta en una locura y se pueda vivir en condiciones favorables hablando de capacidad.

Fuentes: decofilia.com, vivarea.es, moovemag.com

-->