2016 Año de la vivienda residencial en México

10 Nov 2016 Año de la vivienda residencial en México

El 2016 ha sido un gran año para la vivienda residencial plus, el balance que ha logrado es muy importante, debido en gran medida a que el segmento del mercado es mucho más sólido y confiable, pues no depende tanto de los créditos como los otros.

Este año, para el mercado inmobiliario mexicano, las políticas gubernamentales destinadas a impulsar su fortalecimiento, la cada vez mayor presencia de la Inversión Extranjera Directa (IED) y Privada (IP) y la consolidación de los Fibras (Fideicomisos de Bienes Raíces) en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), se han traducido en un comportamiento positivo.

En lo referente a la vivienda, la situación no es diferente, y si nos enfocamos en la vivienda residencial plus, es mucho más que certera. Definida como la vivienda cuyo rango de precio inicia en los 2 millones 600 mil pesos, la vivienda residencial plus en México ya se vislumbraba como una gran área de oportunidad desde 2004, año en que se registra por primera vez un incremento considerable en las ventas de este sector.

Desde ese año, la apreciación de este sector es constante, pues los compradores a los que está dirigida esta vivienda, saben perfectamente qué es lo que quieren y lo que están dispuestos a pagar por ello. Es así como, mientras que en 2015 la vivienda residencial plus experimentó un crecimiento de precios, este 2016 el equilibrio se está alcanzando, lo cual era un paso necesario. lamudi2

En su reporte sobre la vivienda octubre-diciembre 2014, la CONAVI hablaba ya de una recuperación dentro del sector de la construcción, especificando que la edificación residencial había sobresalido y se estaba alcanzando un balance entre las nuevas construcciones y el otorgamiento de crédito.

Este año, la dependencia gubernamental ratificó sus estimaciones, afirmando que el crecimiento de la industria de la vivienda se ha sabido sostener, creando una sincronía entre la oferta y la demanda.

La vivienda residencial plus ha llegado a marcar tendencias importantes en el sector inmobiliario. Las desarrolladoras se enfocan en crear espacios para una o dos personas, espacios con tecnologías incorporadas, que permitan ciertas automatizaciones como bajar y subir persianas o modular la luz, por ejemplo. Además, se buscan diseños orgánicos que tengan conciencia ecológica, y urbanizaciones privadas que en su interior tengan servicios de seguridad, paquetería, limpieza y amenidades como áreas verdes, veredas para caminar y hasta campos de golf o canchas de tenis.

De hecho, al interior de la República Mexicana es cada vez más común que este tipo de viviendas se ubiquen a las afueras de las grandes ciudades. De esta manera, las desarrolladoras pueden ofrecer más servicios y amenidades que permitan mejores condiciones de vida a sus residentes.

Cinco estados, cinco modelos de vivienda residencial plus

La capital del país fue la primera en desarrollar un verdadero mercado para este tipo de vivienda, marcando la pauta para el resto del país. Hacia 1994, colonias como Condesa, Roma, Polanco y Del Valle comenzaron a posicionar propiedades de este tipo, y lo que es más importante, encontraron una respuesta positiva.

Para el año 2000 se registró un considerable aumento de construcciones nuevas enfocadas en este sector. Justo en este período, logrando consolidar nuevas inversiones, comenzó a diversificarse, haciendo que los condominios con servicios y amenidades se dibujarán como una tendencia digna de voltearse a ver.

En CDMX, cinco son las delegaciones que concentran la mayor parte de la oferta de vivienda: Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Benito Juárez, Cuajimalpa y Cuauhtémoc. Durante 2016, estas demarcaciones no sólo aumentaron su oferta, sino que los sectores de vivienda residencial y residencial plus incrementaron sus ventas de manelamudi3ra importante.

2016 ha significado un equilibro para este sector de la vivienda y abre una nueva era para este tipo de construcciones, sobre todo para la vivienda residencial plus vertical, pues de acuerdo con datos arrojados por Lamudi entre 2014 y 2016, en la Ciudad de México, la variación porcentual del precio promedio en los departamentos de este sector se ha incrementado un 7%, dato contrastante cuando uno mira la vivienda horizontal plus, cuyos precios han decrecido un 39.9% en el mismo periodo de tiempo.

Guadalajara y su Zona Metropolitana son otro de los grandes mercados de la vivienda residencial plus. Ahí, el desarrollo experimentado ha sido constante, marcando una clara tendencia hacia la verticalidad, cuyos precios han crecido un 28% en los últimos tres años. Es así que la colonia Country Club alcanza el precio promedio de 10 millones de pesos por unidad.

En lo referente a las casas del segmento residencial plus tapatío, la realidad muestra que en los tres años que Lamudi ha tenido presencia en México, sus precios se han mantenido estables y suelen colocarse entre los 5 y 6 millones de pesos.

Puebla es otro de los estados que ha marcado tendencia y continúa siendo innovador en cuanto al modelo de vivienda residencial plus que ha desarrollado. La economía de la entidad ha permanecido centrada en la actividad industrial automotriz; su ciudad capital se distingue por ser una mezcla de modernidad y tradición, en donde la creación de Angelópolis dejó huella en el imaginario colectivo de la población, y fue punta de lanza para el desarrollo de proyectos similares enfocados a sectores de la población, con un fuerte poder adquisitivo.

Angelópolis es una zona residencial que lo tiene todo, incluyendo escuelas, centros comerciales y hospitales. El potencial creador de Puebla no se queda ahí, hoy en día se está construyendo la torre residencial más alta de México (Nvbola Tower) que contará con comercios, departamentos y oficinas, además de una moderna alberca con cascada incluida, helipuerto y otras amenidades y servicios, con los que se planea consolidarla como un referente del mundo inmobiliario no sólo de México sino de América Latina.

En cuestión de precios, el mercado residencial plus poblano es bastante estable gracias a que la demanda continúa siendo mayor que la oferta, es así como la variación porcentual entre 2014 y 2016 en los precios promedio de departamentos, es apenas del 1%, mientras que en casas se ha registrado un incremento un poco mayor, de 8%.lamudi4

Dinamizado por la migración interna que provocó el desarrollo de una industria automotriz y aeronáutica que requirió la llegada de mano de obra especializada, y por tanto, con ingresos superiores, el estado de Querétaro es otro de los mercados inmobiliarios más importantes de México. La dinámica que vive Querétaro en este segmento es algo distinta a la que se experimenta en los otros estados. Lamudi ha registrado que mientras los departamentos del sector residencial plus van claramente al alza en el resto del país, en Querétaro la variación porcentual entre 2014 y 2016 ha decrecido un 10%, mientras que las casas han incrementado su valor en 16%. Otra singularidad de Querétaro es que, aunque la vivienda residencial plus vertical sigue vendiéndose, la realidad es que no siempre son ocupadas de inmediato, generando que varias edificaciones nuevas se encuentren vacías.

El Estado de México es quizá uno de los más contrastantes en este sector de la vivienda, pues fue una de las primeras entidades en desarrollar este tipo de oferta residencial; pero mientras los precios de las casas marcan un claro incremento de 18% promedio entre 2014 y 2016, los departamentos han experimentado una caída del 21%. Dicha caída se experimenta no sólo en los precios, también en el porcentaje de ventas, según datos difundidos por la consultora Softec; tan sólo en Toluca, el año pasado se reportó una caída superior al 54%.

Fuente : http://www.lamudi.com.mx/

-->