El manual del buen vecino

01 Dic El manual del buen vecino

En Altozano estamos en pro de una mejor convivencia y fortalecer los lazos de amistad entre las personas que comparten zonas habitacionales. Es por ello que te aconsejamos estos pequeños detalles que te ayudarán a ser un mejor vecino. Y si tienes algún vecino que tiene comportamientos que alteren el bien común compártele esta información

 

Dales la bienvenida a tus nuevos vecinos:

Echarte a la bolsa a los inquilinos recién llegados podría ser mucho más benéfico  a largo plazo de lo que crees.
Con sólo conocerte, ellos serán más consientes de que existe alguien al otro lado del muro.

 

Cuida los espacios que sean compartidos:

Claro que no es tu responsabilidad limpiar los pasillos ni trapear el elevador.
No obstante, al cuidarlos como si fueran parte de tu propiedad (que en cierto sentido lo son), evitarás fricciones innecesarias con tus vecinos.

 

Ofrece tu ayuda cuando sea necesaria:

Si la familia de enfrente está a punto de viajar, no está de sobra que les preguntes si necesitan que recojas su correspondencia, alimentes a su mascota o estés pendiente de
cualquier evento que pudiera ocurrir respecto a su casa.

 

Devuelve las cosas que pidas:

El vecino te regaló azúcar en una de sus tazas; regrésala lo antes posible y, de  preferencia, con algún regalo simbólico de agradecimiento.
Lo mismo aplica para martillos, desarmadores, sillas, discos, libros y demás.

 

Respeta su privacidad

Por sencillo que parezca, detalles como el ser prudente y darle espacio a tus vecinos muchas veces puede ser un problema. Respeta su privacidad para evitar conflictos menores o hasta problemas serios como una demanda.

 

Evita ruidos innecesarios o fuera de horarios: 

A nadie le molestará que tengas una fiesta de vez en cuando, pero evita echar la
casa por la ventana entre semana, incluso si estás de vacaciones.
También intenta que los ladridos de tu perro y los sonidos estruendosos (aspiradoras, martillazos, lecciones de piano) no se den en horas inusuales.

Un vecino desesperado puede ser más peligroso de lo que te imaginas.

 

5 pequeños detalles que te ayudaran a ser mejor vecino

 

1.- Por más prisa que tengas, procura saludarlos.

2.- Respeta siempre su lugar de estacionamiento, y préstales el tuyo cuando no lo necesites.

3.- Detén las puertas del elevador si notas que alguien corre hacia él.

4.- Si los ves en apuros, ayúdalos.

5.- Aún si vives en una unidad con muchos condóminos, apréndete el nombre de tus vecinos cercanos.

Ellos serán más atentos contigo cada vez que los encuentres.

 

 

El buen vecino habla, no grita. Saluda, no ofende. El buen vecino ayuda, no estorba, protege, no amenaza. Los buenos vecinos se comprenden, no se intimidan, se fortalecen, no se humillan. El buen vecino es que el se gana el corazón de los demás, no el repudio generalizado. Los buenos vecinos caminan juntos, jamás por separado.

 

Sorry, the comment form is closed at this time.

-->