Cómo decorar cocinas estilo Nórdico

07 Jun Cómo decorar cocinas estilo Nórdico

La cultura nórdica se caracteriza por un estilo de vida conciliador que traslada a todos los ámbitos de la vida, incluido el diseño. El estilo escandinavo tiene la virtud de lograr un perfecto equilibrio entre lo funcional y lo estético, empleando recursos propios y utilizando materiales autóctonos, priorizando siempre la calidad de vida en sus hogares y negocios. Son un ejemplo de diseño honesto, práctico y bello basado en la sencillez de líneas y en los pequeños detalles que hacen de un simple interior, un espacio vivido donde sentirnos acogidos, demostrando que para conseguirlo no necesitamos hacer grandes inversiones.

Hoy nos centraremos en la decoración de cocinas de estilo nórdico estudiando cómo aplicar su filosofía para conseguir la cocina de nuestros sueños. Este diseño se basa en el aumento de la sensación de luz natural, en el empleo de materiales naturales como la madera y en la aplicación de pequeños toques decorativos que imprimen el carácter de hogar al espacio. Basándonos en estas premisas, en el diseño de cocinas de estilo nórdico se diferencian cuatro vertientes claras:

Blanco sobre blanco

Es el estilo más purista, donde la luz se convierte en la máxima prioridad. Un claro ejemplo son las fotos que acompañan este apartado, donde predomina el color blanco tanto en el revestimiento del frente de cocina, así como en los distintos módulos de almacenaje y, hasta en ocasiones la encimera, que se suele elegir en mármolSi tanto blanco te resulta excesivo, puedes equilibrarlo con el mobiliario o con una encimera en madera natural en su versión más clara (como el fresno o el arce). Si te decides por esta opción, intenta que el tono de la madera sea uniforme, con poca veta, y procura usar la misma variedad para conseguir un ambiente armónico.

Blanco y madera

Para aquellos apasionados de la madera, esta opción resulta perfecta, podemos invertir el binomio anterior y lograr un mayor protagonismo de este material. Elige un 60% de los revestimientos de tu cocina en blanco y el 40% restante en maderas claras o de tonos medios. Lograrás un ambiente luminoso pero más cálido y tendrás lo mejor de cada uno.

Al natural con un toque de color

Partiendo de un equilibrio cromático que tiene como base el blanco y maderas claras, la alegría la aporta el toque de color en los revestimientos, pavimentos y textiles, así como en el menaje. El estilo nórdico emplea motivos geométricos de suaves líneas y colores complementarios, tonos pastel y el juego de blanco y negro.

Blanco y negro

A pesar del valor que se le da a la luz natural, en ocasiones se busca crear ambientes más tenues y elegantes, para los cuales los interiores en blanco se vuelven poco acogedores. Esto se consigue mediante el empleo del color negro y maderas en tonos medios. Sin dejar de lado el blanco como base, se combina el negro en gran parte del mobiliario de la cocina y la madera en el pavimento, en un par de piezas de comedor y en el menaje.

Fuente: decofilia.com

-->